Buenas

Hoy os traigo la receta de una de mis tartas favoritas: la tarta de zanahoria con su canela y sus nueces crujientes, decorada con unos discos de colores que compré en el Aldi. Debajo os cuelgo una foto de la bolsa para que veáis donde venían. También los he visto en Hipercor pero de precio prohibito y en cajas pequeñitas que no creo que fueran suficientes para cubrir toda la tarta.

Vamos a los ingredientes:

  • 250 grms de mantequilla a temperatura ambiente
  • 280 grma de azúcar moreno
  • 5 huevos
  • 170 grms harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 100 grms de nueces en trozo hermosos
  • 1 cucharadita de canela
  • 250 grms de zanahoria picada

Batimos la mantequilla con el azúcar, añadimos las yemas de los huevos y seguimos batiendo. Ahora la harina tamizada con la levadura. Cuando esté bien mezclado todo, echamos las nueces y la zanahoria picada o rallada (yo la pico en la “turmix” con las aspas grandes). Batimos las claras a punto de nieve con un poco de sal en un bol a parte. Las incorporamos poco a poco a la mezcla anterior con una espátula.

Yo hice tres bizcochos de 22 cms , cada uno de los cuales estuvo unos 25 minutos en el horno. Cuando el palillo sale seco ya podemos retirarlo y dejarlo enfriar para desmoldar.

Entre bizcocho y bizcocho la rellené con swiss meringue de queso, con el que también la cubrí, y que sirvió de “pegamento” a los discos de colores que la decoran. Necesitaremos:

  • 100 grms de clara pasteurizada (Mercadona)
  • 200 grms de auzar blanca normal tamizada
  • 300 grms de mantequilla a temperatura ambiente cortadas en trozos.
  • 125 grms de crema de queso

Mezclamos bien las claras con el azúcar y las ponemos al baño maría pero con el fuego bastante bajito. Se trata de que con el calor se deshaga el azúcar. Cuando ya no notemos entre los dedos ningún granito lo retiramos del fuego. Lo echamos a un bol frío y esperamos a que se enfríe. Ahora montamos  las claras hasta que empiecen a hacer suaves picos (no esperéis que monten tanto como las claras “normales” porque no). Añadimos los trozos de mantequilla uno a uno sin dejar de batir. No dejamos de batir pase lo que pase (es que a veces parece que se corta pero nosotros seguimos) hasta que tengamos una mezcla cremosa. Pueden ser unos 8 minutos. Ahora ya incorporamos la crema de queso y batimos un par de minutos más. Ya lo tenemos lista.

Nos toca montar la tarta. Para ello montamos bizcocho sobre bizcocho rellenando entre medias con la crema de queso. Yo monto primero los bizcochos, una vez nivelados con la lira, sin la crema y los igualo con una rallador por los laterales para que queden todos uniformes.

Una vez que tenemos los tres bizcochos con la crema en medio, la cubrimos bien por los laterales y la parte de arriba. Lo ideal es poner primero una capa fina de merengue suizo, llevar a la nevera un par de horas, y luego volver a cubrirla con una segunda capa para dejarla más uniforme.

Ya podemos empezar a decorarla.

Para la decoración nada más pegué sobre la crema de queso los discos de colores y le hice una guirnalda con papel de regalo cortado en círculos, un cordón de cáñamo y dos palillos de madera chinos rematados con dos lazos de lunares amarillos. Una vez pegados los círculos al cordón lo atamos en la parte superior de los palillos chinos y le hacemos los dos lazos para terminar.

Os pongo foto para que veáis la bolsa donde venían los discos, que compré en Aldi.

Por dentro queda muy jugosa y húmeda y crujiente por los trozos de nuez.

Recomiendo que la probéis porque sale buena, buena. ¡Éxito asegurado !

Con estas cantidades da por lo menos para unas 12 o 15 personas si contamos con porciones “racionales” . Si vaís a ser menos con reducir las cantidades proporcionalmente es sufiente.

Hasta aquí ha llegado el post de hoy!!

Muchas gracias a tod@s por estar ahí.

Besos

Marisa