Buenas!

Hoy traemos un tutorial de cómo hacer estas amapolas con fondant.

No necesitamos demasiados “aperos”. Serán estos (quitando el fondant negro que al final no lo utilicé para nada y no lo necesitaréis). Con dos cortadores de distintos tamaños y dos de las estecas para afinar los bordes  y marcar el centro es suficiente.

  • Rodillo para estirar el fondant
  • Cmc diluido en agua para pegar los pétalos (es sustituible por agua a palo seco porque será suficiente)
  • Nervador de hojas
  • Una esteca de bola o redondeada para afinar los pétalos y una lineal para marcar el centro de la flor.
  • Dos cortadores en forma de pétalo de dos tamaños diferentes (yo utilicé los dos más pequeños)
  • Pistilos negros
  • Pintura comestible en polvo negra (esa no la tenéis en la foto pero aparecé más tarde)
  • Fondant rojo
  • Fondant amarillo

Como véis lo primero que tenemos que hacer es extender nuestro fondant rojo echando un poquito de mantequilla extendida sobre la superficie para que no se nos pegue y cortamos cuatro pétalos pequeños y cuatro pétalos grandes.

Afinamos los bordes con la esteca redondeada. Lo podemos hacer sobre una esponja cortadora de flores o bien sobre la palma de la mano (así lo hago yo). Pasamos la esteca por los bordes sin apretar demasiado para que queden más finos y sea más fácil darles forma. Los ponemos sobre el nervador para marcarlos bien.

Ahora vamos formado la flor con los pétalos sobre el formador de flores que tengamos. Si no tenéis formador podéis hacer uno casero dándo forma cóncava  a un pegote de papel plata .


Ponemos abajo los 4 pétalos más grandes. En el centro ponemos con un pincel un poco de cmc diluido en agua o bien sólo agua.
Sobreponemos los 4 pétalos más pequeños con cuidado de que no coincidan con los de abajo.

Nos ayudamos de los dedos para dar forma a los pétalos y ponemos bolitas de papel plata, para que cojan la forma que queramos una vez secos.

Hacemos una bolita pequeña con el fondan amarillo, la marcamos con la esteca en forma de cruz (como en la foto) y la colocamos en el centro de nuestra flor con un poquito de cmc o agua.


Cogemos un pincel y con la pintura en polvo negra pintamos el centro de la flor, tanto los pétalos por su base, como la bolita amarilla que acabamos de pegar.

Cortamos los pistilos a tamaño y los vamos pinchando en la bolita central.


Ahora tenemos que dejar secar nuestras flores por lo menos un día, mejor si son dos.


Una vez ya secas nos toca sacarlas de su molde. Hay que tener mucho cuidado para que no se rompa ningún petalo en el proceso. Yo siempre suelo hacer alguna de más, por accidentes inesperados que siempre suelen ocurrir.


Y aquí las tenemos listas para decorar tanto cupcakes, como tartas o cualquier cosa que se os ocurra….


¡Espero que os haya gustado y os sirva de ayuda!
Besetes para tod@s
Marisa