Buenas
Antes de empezar a “narrar”, lo primero que tengo que decir es que le he dado mil vueltas antes de escribir la entrada con esta tarta, que fue una petición de unos amigos.

Como dista tanto de mi estilo y de las cosas que me gusta hacer, me resistía a colgar las fotos. Pero como todo el mundo me ha insistido en que era preciosa, estilosa y que había quedado muy fina y elegante……… Al final me han convencido a colgarla entre todos. Ya me diréis vosotros qué os parece ….

Y dicho todo esto aquí os la presento y ya me diréis …..

Lo primero que hice cuando me hicieron la petición es pensar de qué manera podía darle algo de elegancia a la tarta para que no quedara muy hortera ni muy vulgar. Y dado que la petición era clara, decidí “vestir” a la tarta (respetando el poco vestir que me habían pedido) con todos los hornamentos más finos y elegantes que pudiera.Esto es…. cubrirla de perlas, encajes y de las flores que tanto me gustan y siempre suelo utilizar para todas mis decoraciones.


El bizcocho era de vainilla y la rellené de buttercream de Nutella (os dejo el enlace de unos cupcakes donde está la receta). Son dos bizcochos montados uno sobre otro y rellenos con la crema.

Como no tenía un modelo especial para estos menesteres me las arreglé con uno de corazón que tengo (que utilicé como base) y una semicircular (que utilicé para hacer los dos pechos o senos).

Una vez cubierta, rellené la base con la crema y la cubrí también por fuera.Acoplé los dos “apéndices”, que también recubrí con la buttercream y la cubrí con el fondant de color rosa.


Una vez con la forma ya definida le coloqué los pezones hechos con fondant marrón de sabor chocolate.
Ahora quedaba “vestirla”, por decirlo de alguna manera……


Le pegué en la zona del cuello unas bolitas de caramelo blanco que hacían de perlas imitando un collar.En principio las pegué con un pincel con un poco de fondant pero no se quedaban bien fijadas y opté por asegurarlas con un poco de CMC disuelto en un poco de agua.
Ahora sólo faltaba ponerle la ropa interior.


Con un cortador circular del tamaño del pecho hice dos círculos con fondant blanco, que texturicé con unas flores tipo encaje. Quité la parte del pecho que iba a queda descubierta con el mismo cortador y rematé los bordes con una tira de flores que continué para que sirviera también de tirante del sujetador.


En la unión de las dos copas del sujetador coloqué un lazo de fondant pintado con pintura plateada comestible.

Me han dicho hasta que parece un dibujo de comic tipo a los de Robert Crumb (pero refinado, claro), cosa que me encanta.

¡Una última foto para la sesión lencera!

Hasta aquí ha llegado la entrada que tanto dudé en escribir…… Espero que os haya gustado…

Besos para todos

Marisa