Buenas

Hoy nos toca una de tarta. He hecho una versión 2 de la tarta de violeta, que ya tenéis por el blog.

Y “¡Voila!”


Vamos a por el bizcocho interior con sabor a violeta:

  • 200 grms de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 grms de harina
  • 125 grms de azúcar blanca
  • 75 grms de azúcar “azuleta” con olor, sabor y color de violeta. Lo podéis comprar aquí. Es caro pero tenéis para infinidad de tartas.
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 4 huevos a temperatura ambiente
  • una cucharadita de aroma de violeta de la marca Deco Relief

Con estas cantidades os da para unas 12-15 raciones. Yo utilicé un molde de 15 cms.


Batimos la mantequilla y cuando empieza a clarear le echamos los dos azúcares. Seguimos batiendo hasta que se unifica la masa. Ahora echamos los huevos uno a uno. Hasta que no se integra el anterior, no se echa el siguiente. Vamos con la harina mezclada con la levadura. Pero ahora mezclamos mejor con espátula en lugar de con varillas, para que la masa quede más esponjosa.

Yo horneé tres bizcochos independientes y cada uno tardó en hacerse unos 25 minutos. Ya sabéis que esto depende del horno.Mejor probar con la clásico palillo pinchando en el bizcocho.


Dejamos enfriar los bizcochos.Yo siempre los hago el día anterior para la miga se asiente y los dejo envueltos en papel film transparente.

Ahora pintamos los bizcochos por ambos lados con almíbar, que conseguiremos dejando hervir durante 6 minutos a fuego lento la misma cantidad de agua que de azúcar. Yo eché 125 de agua y 125 de azúcar.Se va removiendo para que se disuelva bien el azúcar mientras se calienta. Cuando empieza a hervir se baja a fuego mínimo y se deja 6 minutos. Es el momento de echarle el sabor que prefiramos. Yo lo eché de violeta.


Ahora nos toca rellenarla. Esta vez hice swiss meringue de chocolate blanco con:

  • 100 grms de clara de huevo
  • 200 grms de azúcar blanca tamizada
  • 300 grms de mantequilla a temperatura ambiente en trocitos
  • 3 cucharadas soperas de Proganduia blanca de Home Chef

Llevamos al baño maría las claras con el azúcar tamizada. Removemos hasta que el azúcar se haya disuelto completamente. Se nota en el tacto porque llegará un momento en el que se dejarán de notar los granitos entre los dedos.

Lo echamos en otro bol y lo dejamos enfríar. Montamos las claras a punto de nieve ( no quedan espumosas, pero espesan y blanquean) . Ahora mientras seguimos batiendo vamos echando los trocitos de mantequilla uno a uno. Al principio parece que se corta pero después de echar toda la mantequilla y seguir batiendo toma la textura cremosa que buscamos. Ahora le añadimos la Proganduia y batimos un poco más hasta que se integre.


Vamos rellenando con la crema entre bizcocho y bizcocho.Luego cubrimos con ayuda de una espátula toda la tarta con una capa fina , que dejaremos lo más lisita e igualadita que podamos. Es fundamental tener un plato giratorio para estos “menesteres”. En Ikea venden uno muy barato que es superútil.
La llevamos una hora a la nevera. Esta primera capa lo que hace es sellarnos la miga.
Aplicamos una segunda capa a la tarta y la alisamos con la espátula tanto por arriba como por los laterales.
Ahora ya la tenemos lista para decorar.


Le puse macarons con sabor a violeta en el borde inferior y en la parte superior. Los teñí de dos colores: violeta y violeta+azul real.
Los pajaritos son de fondant y el azúcar que hay por encima de la tarta es “azuleta”.

Esta vez me ha quedado bastante más lisita que las veces anteriores. Todo es seguir intentando y practicar, ¡Está claro!

Yo creo que con una tercera capa de crema quedaría aún más lisita, pero no tenía tiempo y además me quedé sin relleno para más. Lo intentaré en la siguiente.


Os dejo una fotito del interior, que esta vez sí tengo, para que veáis como queda por dentro.


Si me dejo algo, o necesitáis saber algo más, me decís y rauda contesto
Millones de besos para todos
Marisa